Henry David Romero Vivas

Liceo Campo David, Bogotá
Reconocimiento: Rector ilustre

Biografía

Propuesta

Desde los sueños colectivos…

Esta Escuela Pedagógica es uno de los grandes proyectos humanísticos que he construido. Desde sus inicios he tenido como principal objetivo lograr que los niños con escasos recursos económicos, tengan la oportunidad de estudiar para alcanzar un título universitario, materializar sus sueños y mejorar la calidad de vida tanto de sus familias como de ellos mismos. Del total de bachilleres graduados, el 93,55% ha sido admitido a una carrera universitaria. En los últimos cinco años, el 78,20% de los bachilleres ha ingresado a la Universidad Nacional de Colombia. La Universidad de los Andes y su programa “Quiero Estudiar”, han otorgado al Liceo Campo David 21 becas plenas, siete de ellas en Medicina.

Con humildad, hemos venido demostrándole al país, y más concretamente al Distrito Capital, que “con los del sur” (como suelen ser llamados por ciertos sectores de la ciudad) también se puede tener el sueño de estudiar en una de las dos mejores universidades del país (según QS Latin University Rankings). Lo anterior se convierte en realidad a través de un trabajo mancomunado Familia y Escuela, un ambiente de sana convivencia y una educación de alto nivel, que les permita competir en igualdad de condiciones con otros jóvenes que se han formado en mejores condiciones.

Desde la vecindad de Ciudad Bolívar y anclado el colegio en Ciudad Tunal, soñé y tracé desde el pasado la ejecución de un gran reto: Liceo Campo David, el mejor colegio del país. Según los resultados Icfes 2010 conseguí esa meta. Me propuse contrarrestar la inequidad social, la situación de violencia e inseguridad que hay en este sector, haciendo entre todos una Escuela de reconocimiento nacional e internacional, gracias a la permanente orientación y motivación que construimos con estudiantes, padres de familia y educadores liceístas. Es con la palabra dialogante que hemos construido una escuela sana entre los miembros de la comunidad; el trato respetuoso y caballeresco de los jóvenes varones a las niñas y señoritas y la orientación oportuna y adecuada sobre la vivencia de la sexualidad han hecho de Campo David, un espacio para la formación de excelentes ciudadanos.

Durante los veintiséis años de vida de Campo David, la Comunidad Educativa NO ha presenciado el primer caso de drogadicción en alguno de sus miembros. NUNCA ha existido conflicto alguno ni violencia física (matoneo, puños, peleas, empujones, entre otros). NO se ha presentado la conformación de grupos o pandillas. Y dentro de la comunidad de niñas educandas, tampoco se ha presentado el primer caso de embarazo. El afectuoso acompañamiento desde la casa y el Liceo ha estado direccionado por el principio del mutuo respeto. “La dignidad de un maestro está en el mismo plano horizontal, que la dignidad de un padre o educando”.

Gracias a la evaluación permanente, que ejecuto como una oportunidad de mejoramiento, acompaño activamente el desarrollo de las respectivas funciones de los miembros de la comunidad liceísta y su respectivo impacto. Algunos de ellos reciben reconocimiento público por los logros alcanzados, habitualmente les otorgo un estímulo económico y/o académico en la ceremonia de graduación de los Bachilleres Liceístas. Cabe anotar, cuando se presenta un caso que amerite un cambio de actitud o revisión de algún procedimiento, valoro el aspecto que no está funcionando para precisar la situación presentada, invito a un cambio de comportamiento y a la vez, sugiero o planteo alternativas de mejoramiento y de acompañamiento. Es una manera de solucionar posibles dificultades o malentendidos de manera dialogada, sin ningún tipo de censura ni estigmatización. Durante los veintiséis años de vida del colegio, nunca se ha utilizado un memorando a un docente o trabajador de la Institución.

Las Directivas de la Fundación, en cabeza mía, desde el pasado, hemos otorgado a las familias 15 becas plenas y 180 medias becas, para con ello beneficiar a los núcleos familiares con dificultades económicas y poner en ejecución los principios y propósitos de solidaridad que rigen a esta Institución. A algunos miembros del cuerpo docente, la Fundación cancela doce salarios al año y a los demás once. Por su antigüedad, resultados académicos y valoración positiva por parte de los estudiantes, el Liceo patrocina en peculio (80%) estudios de Especialización y/o Maestría, con el fin de optimizar nuevas prácticas de enseñanza, nuevas experiencias de aprendizaje de los niños y valorar al maestro como columna visible de la escuela. “Escuela: lugar donde los niños y adultos van a aprender y a errar”.

Desde la Rectoría, se consolidó la Escuela de Formación Pedagógica con la que se benefician los docentes de las escuelas rurales de Anolaima y Quipile, al recibir capacitación en las áreas de Lenguaje y Matemáticas con más de 160 horas gratuitas. El colegio ha suministrado instrumentos académicos tales como talleres, evaluaciones, fichas de seguimiento y laboratorios. Paralelamente, la prestación del Servicio Social Obligatorio señalada por la norma, se ha venido desarrollando en los últimos cinco años en las escuelas rurales: Paime, La Argentina, La Laguna, la Esmeralda en los municipios de Cundinamarca anteriormente nombrados. En las visitas a estas instituciones, el colegio ha donado pupitres, muebles, material didáctico, además del mantenimiento a la estructura y fachada de las escuelas.

Una de las fortalezas pedagógico-administrativas que posee el Liceo, es lograr el trabajo conjunto entre Padres y Maestros, casa y colegio, tanto en la parte convivencial como en los procesos de aprendizaje. Frente a una conducta de un educando que afecte los derechos de los demás, la sanción formativa se aplica con la participación del mismo, sus padres y maestros; si la falta es leve, el proceso se realiza en compañía del curso y del Consejo de Estudiantes. Toda falta propende a la reflexión y cambio por parte del joven y así mejorar su autoestima, autonomía, compromiso y comportamiento idóneo. “La Escuela y la Casa, un solo espacio formativo.

Constantemente la Rectoría oxigena la vida cotidiana del colegio, generando actividades pedagógicas, culturales, ecológicas, deportivas y todas aquellas que conlleven a la formación integral de cada uno de los miembros; unos y otros tenemos el derecho de formarnos a plenitud, aún en las condiciones más hostiles de nuestro entorno. Es por lo anterior, que la institución organiza el Día de la Ciencia, el Día Blanco para niños discapacitados, el Día de la Tolerancia Deportiva para que cuando acudamos a un estadio sepamos celebrar el triunfo y aceptar la derrota sin tener que herirnos o quitarnos la vida. Todo lo anterior para transitar por el camino del esfuerzo, la dedicación y entrega mutua, para ser desde los inicios amantes del conocimiento y ciudadanos de bien. Al Liceo lo hemos venido ambientando los días sábados con proyectos pedagógicos como: Ritmo y Rumba, Etiqueta y Protocolo, Hilos y Dedales, Culinaria, Concursos de Cuento Corto, Caricatura e Historieta, teniendo la participación de Padres y estudiantes. “Liceo Campo David, exigimos con afecto”.

Gracias al enfoque humanístico que porta esta casa pedagógica y por la condición de discapacidad de una de sus educandas, quien es mi hija biológica, nació la Fundación Sarita Down, una institución colaboradora de las familias del campo que tienen en su seno niños con diferentes discapacidades físicas y cognitivas, familias de las veredas de Anolaima, Quipile y Sesquilé. Una de las acciones con estas familias, es traer a los padres a la capital de la República donde existen Instituciones Especializadas para la capacitación en el cuidado, manejo y enseñanza de estos niños. También, con el apoyo de la Fundación Sarita Down y el Liceo Campo David, hemos traído anualmente veinte niños de las escuelas rurales que se hospedan en hogares de familias liceístas, las cuales tienen hijos con edades similares a la de los niños del campo. Con el anterior proyecto, hemos instalado en el corazón de la comunidad liceísta la siguiente idea: “la excelencia de nuestros resultados académicos, sólo brillará, si mantenemos en nuestras acciones humanísticas el DON DEL SERVICIO”.

Entendiendo la necesidad de generar cambios ambientales en la Institución y teniendo en cuenta la ubicación del Liceo (cerca de vertederos de curtiembres y del Relleno Sanitario “Doña Juana”), incorporé, desde los inicios del Liceo, depósitos de recolección y almacenamiento de aguas lluvias (208m3, distribuidos en cuatro tanques), agua reutilizada en los baños y los laboratorios (uso sanitario), aseo general de la institución y riego de zonas verdes. Adicional a esto, contraté a la compañía Conservación y Carbono S.A.S. para llevar a cabo el Cálculo de la Huella Ecológica, y así generar propuestas de compensación a esta carga contaminante, identificar oportunidades y formular recomendaciones de Producción Más Limpia. Luego de obtener los resultados (166,29tn de CO2e), sentí la necesidad de neutralizar estos niveles de contaminación conservando las 5,2Ha de bosques vírgenes que el Liceo posee en Anolaima-Cachipay y Sesquilé, adicionando a la anterior área, quince hectáreas de siembra de especies nativas para obtener la certificación internacional de Carbono-Neutro. “Dejaremos el mundo mejor de como lo encontramos”.

Dado que nuestro Proyecto Educativo Institucional estriba en las Ciencias Naturales (Química, Física y Biología), apoyados en las asignaturas de Lenguaje y Matemáticas como herramientas básicas para el aprendizaje, Campo David participa desde el año 2005 en la Olimpiada Colombiana de Química organizada por la Universidad Nacional de Colombia a través de la Facultad de Química. Durante los años 2007, 2008, 2009 y 2010, conseguimos Medalla de Oro y a la vez, por derecho propio, hemos representado a Colombia en la Olimpiada Iberoamericana de Química realizada en Costa Rica, Cuba, México y Brasil, respectivamente. A partir de los resultados que el ICFES ha dado a conocer al país en los últimos cinco años de la Prueba Saber 11° , Campo David a nivel nacional ha obtenido el primer puesto en Química y Física, segundo puesto en Biología y en Sociales, tercero en Lenguaje, quinto en Matemáticas, séptimo en Filosofía y estamos dentro de los cuarenta mejores promedios del país en Inglés sin ser un colegio bilingüe (Fuente: ICFES - Revista Dinero); adicional a lo anterior, obtuvimos el Primer Puesto en el Premio a la Excelente Gestión Escolar 2010. Gracias a estos resultados, la Embajada de Japón a través de la Asociación Colombiana de Exbecarios del Japón y la Universidad Earth de Costa Rica, nos han visitado para darnos a conocer sus programas con la intención de tener a nuestros mejores estudiantes en sus aulas a través de las becas que ellos promueven. Su visita ha sido motivo de orgullo para la comunidad liceísta. “Liceo Campo David. No somos los primeros, tratamos de ser los mejores”.

Descargue la propuesta