Nancy Estela Ceballos Garcés

Institución Educativa Municipal Obonuco. Pasto, Nariño
Reconocimiento: Maestro ilustre

Biografía

Propuesta

La necesidad de leer y escribir germina de nuestras mentes y nuestro corazón

Constantemente he sido crítica con mis prácticas pedagógicas y al reflexionar sobre ello, concluyo: educar a los niños y jóvenes, debe ser, sobre toda  su magnitud un acto ético y político; esto me mueve constantemente a cualificarme y desde luego a transformar lo que hago en el aula. Son varios los aspectos que me inquietan desde mi quehacer docente, sin embargo un tema del que surgen muchos interrogantes es el referente a la enseñanza de la lectura y la escritura en educación inicial. Soy tutora de práctica pedagógica en la I.U. CESMAG, una bonita Universidad de mi región, y a la vez, soy maestra de niños preescolares en una institución educativa rural de mi municipio de Pasto.

A partir de diálogos con algunos maestros y tras la observación y reflexión pedagógica en varias aulas escolares, tanto del sector rural como urbano, he notado en la mayoría de los maestros una tendencia a utilizar métodos tradicionales para la enseñanza de la lectura y lengua escrita a niños pequeños; métodos que por mecánicos y  sin sentido en su vida, los han llevado a aprender de manera repetitiva, con frases absurdas y fuera de su contexto y, por tanto, fuera de su realidad, -debo reconocer que yo también inicié enseñando de esta manera cuando mi labor docente comenzó- esto implica que se desconozca las lecturas que hace el niño de su entorno,  y las diversas maneras de comunicación y expresión susceptibles de ser potencializadas, así entonces la lengua escrita como una forma de comunicación está siendo entorpecida cuando el niño inicia su proceso de escolarización, puesto que no se respetan sus procesos naturales y sociales de construcción, reduciéndose a la enseñanza codificada y decodificada en una escritura de tipo convencional, desconociendo que el pequeño ya trae un sinnúmero de experiencias y conocimientos previos sobre qué sentido tiene leer y escribir.

Por lo anterior surgieron en mi inquietudes como las siguientes:¿Realmente los niños y niñas disfrutan el aprendizaje de la lectura y la escritura?, ¿Cómo lograr que los niños encuentren el verdadero sentido a la escritura y a la lectura?, ¿De qué manera consigo que los niños sientan la necesidad, el deseo y la expectativa por leer y escribir?, ¿Cómo lograr que el niño de educación inicial  se involucre en un proceso que lo invite a formular hipótesis, a solucionar problemas, a plantearse preguntas; un proceso que asuma al niño como un Ser con historia e identidad, crítico, que razona, siente, crea, construye, goza de su aprendizaje y de la permanencia en su escuela?, ¿Cómo lograr que el escribir y leer desarrolle sus procesos de pensamiento?, ¿Cómo consigo que se respete, aproveche y potencialice las competencias comunicativas que el niño trae de su contexto familiar?, ¿Cómo lograr que sienta la evaluación (hetero, auto y coevaluación) como un proceso motivante y retador que lo impulse a mejorar cada día más y a superar sus dificultades con una autoestima elevada y fuerte?, ¿Cómo hacer posible que los niños continúen apropiándose de su lengua escrita en su contexto familiar, comunitario y social?

Frente a este problema, se pone en marcha una estrategia…básicamente mi propuesta consiste en permitirle al niño apropiarse de la escritura y la lectura, desde su realidad concreta, desde sus necesidades, sus afectos, sus conflictos e intereses, respetándolo y proyectándolo como un ser que razona y construye sentidos y lógicas, por ello un pilar fundamental en este proceso es la relación: Sujeto semiótico - mundo, puesto que la interacción con sentido es fundamental. Esta propuesta busca enfrentar al niño con ese objeto de conocimiento que es la escritura, pero no de cualquier forma, sino de manera estratégica, apuntando a tres componentes claves: Lo emocional, lo cognitivo y lo social. Me apoyo y comparto aquí los postulados de Piaget en tanto se concibe al niño como un sujeto epistémico, simbolizante desde los fundamentos de Vygotski e inmerso en un mundo fenoménico que reta al niño a ser crítico desde su natural curiosidad como lo sugiere Morin. Para ello me propuse alcanzar como Objetivo General: Posibilitar una apropiación de la lengua escrita y la lectura en niños y niñas preescolares que se caracterice por el goce, el interés y la necesidad de hacerlo, garantizándoles el desarrollo de competencias que les permitan ser niños más afectivos, alegres y expresivos.

Y como específicos: - Generar ambientes de aprendizaje que inviten a los niños y niñas a la lectura crítica de textos y contextos.

  • Rescatar el mundo afectivo de los niños y canalizarlo en la expresión escrita de textos.
  • Utilizar la narrativa y la imaginación de los pequeños para que produzcan textos, los escriban inicialmente desde sus propias grafías y luego convencionalmente, autoevaluando sus avances.
  • Adecuar un rincón de libros: cuentos, poesía, información, entre otros, para que los niños manipulen estos materiales, los hagan suyos y les provoque leer y disfrutar lo que encuentran.
  • Dar rienda suelta a la creatividad de los niños en la elaboración de cuentos de autoría exclusiva de los pequeños en donde plasmen sus realidades y fantasías.

Vengo desarrollando esta propuesta sistemáticamente hace 4 años, 2 años y algunos meses en la institución donde me desempeño actualmente, aunque en este tema he venido profundizando mis conocimientos y reflexiones hace 10 años. La he implementado con niños de transición en el nivel Preescolar, con proyección al primero de básica primaria que es lo ideal, especialmente en el sector rural. Actualmente la desarrollo con niños entre los 5 y 6 años de edad. He motivado a una compañera docente también en el nivel preescolar, quien adelanta algunas actividades de mi estrategia con buenos resultados y ahora ella también propone otras para su grupo. He escrito algunos artículos y la he socializado ante otros maestros a nivel regional y nacional, en donde la he retroalimentado. He recogido muestras escritas de los niños en este proceso y conservo registros fotográficos de ello.

Los niños y niñas con quienes desarrollo actualmente la propuesta pertenecen al sector rural del municipio de Pasto. Es una población vulnerable, con escasos recursos económicos, se caracterizan por ser generalmente tímidos, respetuosos, alegres y tiernos; algunos son independientes, otros por el contrario son temerosos. Algunos aprenden rápidamente y atienden a las sugerencias y recomendaciones dadas con precisión, otros son más dispersos pero muy creativos y pilosos. Algunos son muy hábiles para dramatizar, otros para narrar, dibujar o modelar. Se observa que en casa los besos y abrazos no son constantes, tampoco las palabras de aprobación, estímulo o halago llegan con frecuencia a su mente y corazón, por ello, poco a poco estimulo su autoestima ofreciéndoles mucho amor y reconocimiento, visualizándolos como unos niños y niñas muy inteligentes y amorosos, ellos responden a mí con igual intensidad afectiva. Aprenden a partir de proyectos lúdico pedagógicos.

La institución donde llevo a cabo la propuesta pedagógica es de carácter oficial, se denomina I.E.M. OBONUCO, ubicada en el Corregimiento de Obonuco, sector rural del municipio de Pasto, comprende los niveles de preescolar, básica primaria, secundaria y media. Nuestra institución carece de muchos recursos, a esta institución asisten niños en condición de desplazamiento, hijos de campesinos, indígenas y citadinos debido a la cercanía con la ciudad, todos ellos muy bien recibidos y con la intención de ofrecerles las mejores condiciones posibles para su formación. La planta de docentes y directivos es muy buena y procuramos avanzar en un modelo pedagógico holístico e interdisciplinario por competencias. Mi propuesta se articula al modelo pedagógico propuesto desde nuestro Proyecto Educativo Institucional, pues el fundamento epistemológico y pedagógico es el mismo.

En este orden de ideas, me gustaría relatar el acontecer con mis pequeños: pues bien, cada día es una oportunidad para vivir la escritura, para preguntarse sobre lo que dicen los textos y para conocer más. Los pequeños escriben porque es necesario escribir o porque se desea expresar sentimientos, pensamientos y necesidades. Al iniciar el día se organiza las sillitas en mesa redonda de tal forma que nos miremos todos de frente, aquí la proxémica es clave puesto que todo empieza con la mirada, la cercanía, el diálogo, las expresiones corporales y gestuales que dicen mucho, invitan al niño a entrar en confianza en un ambiente de libertad, de respeto y alegría. Siempre se lee algo interesante: un cuento, una noticia, una tarjeta que ha llegado, un manual, o leemos lo que encierra la naturaleza y el entorno. Jugamos y aprendemos con etiquetas de productos comestibles, de aseo, entre otros, hemos creado un mural con ello, recogemos los empaques de los productos que consumimos en el recreo y se los arregla para leerlos, los niños comparan, establecen relaciones y le atribuyen valor a lo que encuentran como texto escrito. Los pequeños lo leen todo, claro está, lo leen desde los razonamientos que hacen, se guían por las imágenes, por la forma de las letras, por el color, entre otras, y poco a poco se van acercando a la convencionalidad de nuestra escritura, esto es lo interesante lo hacen desde el razonamiento más no desde la repetición; los padres y madres de familia también se han involucrado.

Después de haber vivenciado experiencias agradables escribimos, la narrativa es la clave, los niños escriben a su manera, cuentos, historias, cartas; narran y registran en secuencia lo que experimentan… en fin lo que se les ocurre. Recuerdo hemos preparado alimentos y luego escribimos sobre ello, los niños registran toda la secuencia vivida en la experiencia, resulta muy significativo pues al escribir dejamos huella de lo que hacemos, una de estas actividades quedó filmada y sobre ella he generado reflexiones con mis compañeros docentes. Se ha ubicado un buzón para cada niño en donde le lleguen cartas, tarjetas o notas de sus compañeros y también pueda enviar las suyas a los demás. Hemos creado la caja de las expresiones, a partir de la cual los pequeños encontrarán varias formas de comunicarse con su familia, compañeros o con los de otros grados en la institución.

Evalúo esta propuesta día a día y me llena de satisfacción observar cómo al llegar, siempre en el Preescolar se inicia con juego libre, alrededor de 40 minutos, así entonces se dispone el aula de juguetes, material didáctico, recreativo, como es de esperarse el niño se deleita jugando ya que puede tomar el material o juguete que desee, pero como lo mencioné anteriormente, es tan satisfactorio que ahora mis pequeños prefieren escribir o leer, desde luego todo se hace en un ambiente de libertad, el que quiere jugar, juega y el que quiere escribir lo hace porque desea expresar algo. La experiencia de motivar a mis niños a producir sus propios cuentos ha sido satisfactoria, pues cuando no hay imposición de reglas o modelos, los niños inician con sus propias grafías, realmente producen reflejando su realidad y también le agregan fantasía. Evalúo a mis pequeños desde sus características individuales.

Para Vygotski, es apropiado enseñar a niños preescolares a escribir si se lo hace de esta manera, haciendo caso omiso a la corrección  y dejando la obsesión a un lado por buscar la letra bonita en los pequeños, centrando esfuerzos en el contenido de lo que escriben y la intención con la que lo hacen, por ello es enfático cuando afirma: “la enseñanza debería estar organizada de modo que la lectura y la escritura fueran necesarias para algo …deben ser algo que el niño necesite …la escritura ha de ser importante para la vida”[1]. Así entonces lo que necesitan los pequeños es hojas, papel y lápiz para escribir, en ocasiones piden borradores. Mi aula tiene mucho papel a disposición del niño. Ellos dicen: <<profe, deme una hojita para escribir>> otros más decididos saben que pueden tomar las que quieran.

Otra de las actividades que ha motivado mucho a los pequeños es la escritura de nuevas palabras de su interés a partir del nombre, como un Mini Alfabeto, tal como lo ha sugerido Emilia Ferreiro, pionera en estudios sobre los sistemas de escritura en el desarrollo del niño, la  autora expresa: “si la escritura se concibe como un código de transcripción, su aprendizaje se concibe como la adquisición de una técnica; si la escritura se concibe como un sistema de representación su aprendizaje se convierte en la apropiación de un nuevo objeto de conocimiento, o sea en un aprendizaje conceptual”[2]. Escribir el nombre del juguete que traen los pequeños es una actividad con gran sentido para ellos. Los maestros suelen evitar que los niños lleven juguetes a la escuela, puesto que se distraen; yo he querido aprovecharlo, así entonces cuando algún niño lleva un peluche o una muñeca, el motivo es ese y escribimos en torno al muñeco. En esta propuesta hay tres ejes esenciales: La creatividad, la libertad y la lúdica. Busco incansablemente que el niño sea creativo y feliz, que goce estos procesos.

Todo lo que se halla en el aula y fuera de ella se convierte en motivo de aprendizaje, los pequeños formulan hipótesis frente a los textos, y entre todos vamos descubriendo ese tesoro del escribir y leer; las palabras más significativas que los niños escriben convencionalmente son guardadas en unos tarritos, entre ellos intentan reunir la mayor cantidad posible, cada palabra significa mucho, tiene que ver con sus emociones, sus afectos, sus intereses o sus ideas. Siempre tengo en cuenta los tres componentes: lo cognitivo: porque es muy importante que los niños razonen, lo emocional porque la vida afectiva y motivacional del niño es un motor poderoso, y lo social proyectando la escritura y la lectura como actos eminentemente comunicativos, considero valioso que los niños se expresen con libertad. He tenido algunos inconvenientes pues, difícilmente acogen mi propuesta en el grado primero, les cuesta aceptar que es necesario mirar distinto a los niños y continuar con estos valiosos procesos.

 


[1] VYGOTSKI, Lev S. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona : Crítica, 2000. p. 173. p. 176 -177.


[2] FERREIRO, Emilia. Los Niños piensan sobre la escritura. Argentina : Siglo XXI Editores S.A. 2003. p. 6.

 

Descargue la propuesta